viernes, 23 de diciembre de 2016

Del libro al paladar: Plum cake y no-reseña de LA ESTANCIA de Pedro Brotini


Hoy voy a recomendaros un libro que me ha llegado al corazón. Retomo así mi antigua costumbre de no-reseñar libros y compartir con vosotros la receta de las que degustan los personajes de la novela.

LA ESTANCIA, novela de Pedro Brotini, publicada por la editorial murciana La Fea Burguesía, es una de esas historias que ya sabía que me iba a emocionar incluso antes de abrirla. A su autor lo conocí por casualidad, al caer en mis manos EL TIEMPO DE LAS PALABRAS AZÚLES, su primera novela y ganadora del Premio Volkswagen-Qué leer. Después de leer esta entrañable historia, se convirtió en uno de mis escritores preferidos. Por eso me alegré tanto al saber que publicaba una nueva obra. Por cierto, os recomiendo su blog EL PRIMER MARCAPÁGINAS en la revista Hola.com, donde habla sobre libros y cine.

LA ESTANCIA es un libro al que su portada (colores desvaídos, tipografía descuidada), lamentablemente,  no hace justicia al contenido. Y es esa historia que contiene la que me ha llegado tanto que en ocasiones derramaba una lágrima y al momento me brotaba la sonrisa.

Esta aventura en busca de un libro perdido encantará a todo aquél que ame la lectura, en especial a los bibliófilos. En esa intriga, como hilo conductor, se apoya el autor para narrar la búsqueda del lugar de cada uno en la vida, de la importancia de querernos y que nos quieran, de amar, de las segundas oportunidades, de aprender a no dar ninguna batalla por perdida y de lo bonito que es tener sueños hasta el úntimo instante de nuestra vida.

Recuerdo una charla que mantenía el mes pasado, en Mallorca y frente a dos tazas de café, con mi amiga y lectora Carmen Martínez. Me decía "yo quiero que los libros siempre me enseñen algo". ¡Cuánto he aprendido yo leyendo LA ESTANCIA! Sobre ese "año sin verano", fruto de la erupción de un lejano volcán, que difuminó el color del cielo con ceniza y tan bien supo inmortalizar el pintor Turner en sus cuadros. Y también alteró el clima de modo que lord Byron y sus círculo de amigos practicantes del amor libre (sorprendida me quedé al investigar sobre sus andanzas) se vieron confinados en aquella villa a orillas del lago Constanza. Jugaron a contar y crear historias de fantasmas, allí nacieron EL VAMPIRO de Polidori y el FRANKENSTEIN de Mary Shelley. Quién sabe si alguna más que nunca llegó a nuestras manos... O sí. No diré más, tendréis que deshilar la madeja  leyendo a Pedro Brotini.

Y llegados a este punto os preguntaréis, ¿y dónde está la receta? Hace años colaboraba en La Pluma Afilada con mi sección DEL LIBRO AL PALADAR, compilación de libros que me han gustado y las recetas culinarias que he extraído de sus páginas. Cuando esta web desapareció, fue Melibro.com la que me brindó su espacio para mi colaboración esporádica. También desaparecida, a partir de ahora será desde este blog donde comparta mis no-reseñas literarias con sorpresa gastronómica.

Casi al final de LA ESTANCIA, las dos protagonistas son invitadas a un té con plum cake.

ENGLISH PLUM CAKE

Este tradicional y conocido pastel, según las recetas del siglo XVII se refería a un bizcocho de pasas de Corinto y no de ciruelas (plum), según The British Baker Magazine.
Ingredientes:

  • 250gr Mantequilla
  • 230gr Azúcar
  • 460gr Harina
  • 14gr Impulsor (Royal)
  • 1/2 Cucharadita de Bicarbonato Sódico
  • 4 Huevos
  • 1 Copa generosa de Cognac
  • 100gr de Ciruelas Pasas previamente maceradas en el Cognac
  • 50gr Naranja Confitada
  • Guindas confitadas
Mezclar todos los ingredientes batiendo muy bien. Poner la masa en un molde engrasado y dejarlo 12 horas en el frigorífico. Precalentar el horno a 200ºC, meter el bizcocho y bajar la temperatura a 180ºC. Cocer durante 60 minutos o hasta que el plum-cake adquiera un color dorado.


Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...