miércoles, 30 de octubre de 2013

Curiosidades en mis novelas: bienvenidos al 11 de rue Sorbier

Frutería en rue Sorbier, así imagino la del matrimonio Laka

Cuando empecé a escribir REGÁLAME PARÍS, era un inmueble de rue San Martin el que tenía en la cabeza cuando describía el entrañable edificio donde Yolanda encuentra la amistad, el cariño y otras tantas cosas que de verdad merecen la pena en la vida.
Fachada y portalón curvo. Los balcones del segundo son del apartamento de Odile y las buahardillas de mansarda el "nido del águila" de Patrick.
Jardín interior con cocheras privadas para los vecinos
 Puertas dobles e madera de acceso al jardín y a la derecha, la puerta que da a las escaleras
Pero conforme avanzaban los capítulos, decidí buscar un edificio real, uno que se pudiera pisar y que fuera tal cual yo lo quería: de esas privilegiadas fincas parisinas de principios del siglo pasado que cuentan con jardín interior. Y tenía que ser una construcción de época, estar necesariamente en Belleville, ¡y sin ascensor! Tarea difícil...
Portalón de forja y suelo adoquinado original de acceso a los vehículos
Otra vista del jardín privado para los vecinos
¡Me costó meses encontrarlo! Pero al fin di con él, y casualidades del azar escritoril, di también con un apartamento en la misma calle que era idéntico al que yo imaginaba y en el que, abandonada Yolanda en una ciudad desconocida, arranca la trama de la novela.
Qué maravilla de decoración del zócalo de azulejos, original de 1913
  
La cocina del apartamento, qué maravilla de vistas

Dormitorio en el altillo, con ventana en el tejado
 El apartamento, con su mesita multiuso adosada entre las dos ventanas
Pasad y contemplad el auténtico edificio de París donde tiene lugar la historia de amor de Yolanda Martin y Patrick Gilbert, porque es un lugar con innegable encanto.
Mi amiga Julia Monzó el mes pasado en rue Sorbier con un ejemplar de REGÁLAME PARÍS. La foto la hizo Manolo Montero, su marido. A ambos está dedicada la novela. 


FUENTE DE LAS IMÁGENES:
París-bise-art 
Book a flat

6 comentarios :

Miranda Kellaway dijo...

Qué curioso, Olivia!! imaginaba que rue Sorbier existía, pero lo del edificio ha sido un puntazo!! si casi veo a Patrick asomarse por la ventana en la foto!!
Genial. Menuda currada la que debes de haberte pegado.
Besos!

Olivia Ardey dijo...

Pues sí, es que soy así de maniática con los detalles, ja ja. Un beso.

Lydia Leyte dijo...

Adoro estas pequeñas tiendas de comestibles de los barrios de Paris. Preciosa representación de los lugares habitados por Patrick y Yolanda. Como de costumbre, es una maravilla la documentación de tus novelas.

Olivia Ardey dijo...

Gracias, Lydia. La verdad es que disfruto un montón de la fase de documentación aunque roba mucho tiempo. Un beso.

EL FIELTRO DE ROMA dijo...

Precioso!!! el libro me encantó, vi que Megan Maxwell lo recomendaba y me lancé a leerte, ya llevo dos de los tuyos: regálame París y bésame y vente conmigo. Ambos me encantaron...llegará pronto otro?? jejeje. Un abrazo

Olivia Ardey dijo...

Gracias, reguapa!!! En cuanto los tenga escritos, más libros, ¡prometido! Y será pronto... Un besote.

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...