lunes, 18 de junio de 2018

Curiosidades históricas en mis novelas: Little Rock y su casa embrujada

 
Muchas veces he dicho que escribo ficción anclada en la realidad. Por eso me gusta introducir en mis novelas anécdotas o lugares reales.
Y anque Little Rock, el escenario de mi última novela, es un pueblecito inventado, se parece bastante a Ballenguer Creek, el pueblo auténtico de Maryland donde se halla la casa encantada que aparece en la novela.

Sí, lectores; la yaya fantasma existe, o existió. La casa de Barbara Fritchie puede visitarse como museo y los apasionados de la historia y lo sobrenatural disfrutan viendo la mecedora que, según dicen, se mueve sola cuando el espíritu de Barbara vaga por la antigua mansión.

Más que mansión, una construcción modesta rural en madera, típica del siglo XVIII y principios del XIX, que fueron los años en que su famosa dueña la habitó.
 
Y su presencia espectral está en el registro de lugares embrujados de USA. Siendo sincera y viendo el retrato de la anciana protagonista, ya viva debía dar un poco de miedo.

Según cuenta la leyenda, durante la guerra civil, las tromas confederadas del norte de Virginia, se detuvieron en Ballenguer Creek.

Fue entonces cuando, al pasar ante su casa, la valiente Barbara que por entonces ya tenía más de noventa años, salió a la ventana con camisón y cofia y agitó una bandera de la unión ante las narices del general Jackson.

Su arrojo fue glosado en un poema famoso y en el condado de Frederyck presumen de heroína local.
Su historia se ha llevado al cine varias veces y convertido en obra teatral.

El estado de Maryland no la olvida, cada año se celebran carreras de yeguas purasangre y de motos que llevan su nombre.
Y hasta aquí esta curiosidad que incluí en mi libro LA ASOMBROSA BIBLIOTECARIA DE LITTLE ROCK sobre una yaya tan asombrosa como mi heroína de ficción.


No hay comentarios :

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...