domingo, 12 de junio de 2011

De galletas y cookies, un poco de historia

"Cuando despertó en aquella cama, Linette tardó en recordar dónde se encontraba y por qué. Con alivio comprobó que él ya no estaba. Tan deprisa como pudo, se aseó y vistió. Recalentó el café sobrante de la noche anterior y se obligó a acompañarlo con una galleta dura de la despensa." DAMA DE TRÉBOLES (Ed. La Esfera de los Libros)

Así emprezó el primer día de Linette Gallagher en Indian Creek, tomando fuerzas con un café y una galleta para enfrentarse a su nueva vida. Quiero hacer un homenaje a ese alimento humilde que ha acompañado a la humanidad desde el principio. Ya Apicius, el famoso cocinero romano, las llamaba bis coctum, o sea, cocidas dos veces, de donde derivó la palabra bizcocho. Durante siglos fueron muy útiles por su larga conservación y su facilidad de transporte. Eso las convirtió en el alimento ideal para los ejércitos y los marinos. Según está documentado, los primeros en llevar la galleta a América fueron los españoles, ya que Colón llevaba en sus carabelas "barriles cargados de galletas duras y quebradizas".
Ilustración de Hanns Buel (a.1520) de un hornero con varios moldes para hacer galletas.
Al principio no eran dulces, puesto que el azucar durante mucho tiempo fue un lujo. En Inglaterra se popularizó el nombre de crakers y en Francia el de galette. Hay cientos de tipos de galletas y cada uno con su historia particular. Yo os hablaré de dos en concreto. 
Gracias a la cata romántica de té y tartas en la que participé de la mano se Spanishway el pasado mes de febrero, y a Living in London que nos deleitó con un surtido exquisito de dulces, pude conocer las SHORTBREAD ESCOCESAS, unas galletas tradicionales de mantequilla de las que me declaro adicta, en especial las que fabrica la casa Walker. Aunque son sencillas de elaborar, pues sólo llevan azúcar, mantequilla, harina y sal. En este enlace encontraréis la receta, por si os apetece experimentar en la cocina.

Shortbread escocesas, auténtica delicia para el paladar
Otro tipo de galletas y muy populares son las AMERICAN COOKIES CON PEPITAS DE CHOCOLATE, delicioso invento que le debemos a Ruth Graves Wakefield, una dietista que además dirigía la Toll House Inn, una casa de postas entre Boston y New Bedford.
La posada de Ruth Graves, inventora de las américan cookies con chispas de chocolate

Me decidí a traeros esta variedad de galletas porque Laura, la protagonista de mi segunda novela, DELICIAS Y SECRETOS EN MANHATTAN (Ed. Éride Ediciones, sept-2011), es de Boston. ¿Cómo no destacar un dulce tan apetitoso y popular, nacido también en la Costa Este de los Estados Unidos?
En este enlace encontraréis la receta original, pero yo os aconsejo visitar el blog Mmm... ¡qué bien huele aquí!, auténtico paraíso de tentaciones, donde Adela nos ofrece una enorme variedad de delicias exquisitas que os dejarán boquiabiertos. Su receta fue la que yo empleé y aquí os muestro el resultado. 
Mis cookies de chocolate, el único recuerdo que nos queda
porque desaparecieron un un visto y no visto. Menos mal que hicimos la foto.



6 comentarios :

Mmm ¡Qué bien huele aquí! dijo...

La verdad es que las galletas son una verdadera "delicia", me creo que desaparecieran rápidamente en tu casa, en la mía pasa lo mismo.
Muchas gracias por recomendar mi blog, me ha hecho mucha ilusión cuando he leído tu entrada.

Besos, Adela

Olivia Ardey dijo...

Gracias, Adela. Pero es que tu blog es un paraíso de tentaciones, ¿cómo no recomendarlo. Un beso.

Dama Blanca dijo...

No me extraña que desapareciesen con la pintaza que tienen, y si le echas chocolate normal que vuelen!! ^_^
Menuda maestra repostera nos estás hecha.
Ya le tengo ganitas a Delicias y secretos... ^_^
Besitos!

Olivia Ardey dijo...

¡Que va, Dama! Esto es repostería de andar por casa. Gracias por la visita. Besos.

menchu dijo...

Olivia, eres mi perdición.

Olivia Ardey dijo...

¿Yooooooooo? Un beso, Menchu.

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...